sígueme en el facebook

El Futuro de Lima: El Tren de las Cercanías

Escribe Pedro Pablo Kuckzynski.
Opinión.

Según el prestigioso semanario The Economist, Lima Metropolitana tiene 10.6 millones de habitantes, el doble de lo que tenía hace 25 años. A este ritmo, probablemente en 2030, en unos quince años, llegaremos a 15 millones de habitantes. Seremos, después de El Cairo en Egipto, la metrópolis más grande situada en un desierto.

Lamentablemente nuestro crecimiento demográfico no ha estado acompañado al mismo ritmo por el mejoramiento de nuestra infraestructura. Por causa de un sistema de transporte público deficiente y anticuado, a pesar de grandes esfuerzos hechos en los últimos años, somos una de las capitales más contaminadas de América y una de las más difíciles de transitar: la velocidad promedio de los vehículos es de 14 k.p.h. y gastamos miles de millones de soles en tiempo perdido por la lentitud de la movilización de las personas hacia su trabajo. Un trabajador del norte de Lima que labora en San Isidro o Miraflores puede demorarse tres a cuatro horas diarias solo en ir y venir de su trabajo. Muchos de los migrantes de los últimos 25 años viven en zonas inhóspitas, en los cerros al este de la ciudad, en terrenos peligrosos y empinados en los cuales es muy difícil poner agua y otras infraestructuras y que no son aptos para enfrentar sismos. Es fundamental empezar a cambiar la planificación de la ciudad para que sus habitantes puedan gradualmente trasladarse a lugares mejores, más fácilmente alcanzables y en un ambiente menos contaminante.

Por estas razones hemos propuesto un llamado “Tren de Cercanías”, que abarcaría lo que será en pocas décadas la zona metropolitana de Lima. Sin duda, es peligroso adelantarse demasiado a las futuras necesidades, como ha ocurrido por ejemplo en España, país que hizo grandes inversiones en infraestructuras como aeropuertos que hoy no se usan. Pero el caso de Lima y del Perú en general es distinto: todavía hay un gran crecimiento demográfico, aunque se está frenando gradualmente, y también un gran crecimiento de los ingresos y por consiguiente del tráfico. Por eso pensamos que debemos empezar a plantar la semilla que permitirá una ciudad más moderna.

* Primero, debemos facilitar el transporte en la zona de influencia de la Gran Lima. Esto no significa eliminar buses, pero sí significa modernizar drásticamente las posibilidades de transporte rápido. Ya estamos empezando el Metro: como lo demuestra la Línea 1, ya en funcionamiento, se subestimó grandemente el crecimiento del tráfico de pasajeros y ahora se tendrá que no solo poner más trenes y vagones, sino también cambiar las plataformas para que puedan acomodarlos. Otro ejemplo de la subestimación de la futura demanda ha sido el aeropuerto de Jorge Chávez, cuyo tráfico es dos veces mayor a las proyecciones que se hicieron en el año 2000 cuando se decidió concesionar el aeropuerto. Estos dos ejemplos nos dicen que tenemos que mirar el futuro con mucho más visión.

* Segundo, el tren de superficie es la vía más rápida, menos contaminante y más eficiente para el movimiento de masas de pasajeros. No se trata de un “tren bala” sino de un tren liviano que podría llevar al tráfico de Huacho, Barranca y Chancay a Lima en menos de 90 minutos. En Lima estaría conectado con las líneas del Metro, actualmente en construcción, pasando por el este de la ciudad. Desde Ica, pasando por Pisco, Chincha y Cañete, se podría llegar en menos de dos horas.

* Tercero, se abriría la posibilidad de grandes desarrollos inmobiliarios, bien planificados, con acceso relativamente fácil a Lima. Si miramos las grandes metrópolis del mundo, como por ejemplo Tokio, su desarrollo nunca hubiera sido posible sin los trenes que la circundan y abrieron en la postguerra la posibilidad de vivienda moderna con infraestructura aceptable para una población masiva.

* Cuarto, el proyecto es comercialmente viable, con un costo de infraestructura mucho más bajo que el de los metros subterráneos. Con subsidios limitados, es un proyecto en el cual sin duda habrá gran interés internacional. Por supuesto este interés se debe desarrollar y promover con una buena planificación y un esfuerzo diplomático en los países que hacen este tipo de inversiones, entre ellos China, Corea, Francia, Canadá y varios otros.


Tenemos que mirar hacia la Lima del futuro con acciones concretas. Naturalmente, hay otros proyectos ferroviarios que podrían ser interesantes. Se ha hablado de un ferrocarril de Tumbes a Tacna: por el momento no es viable y una opción más barata para la carga es una Carretera Panamericana de doble sentido también de Tumbes a Tacna, y la promoción del cabotaje marino abriendo esa actividad a más jugadores, con la construcción y mejoramiento de los puertos esenciales a lo largo de la costa. También se ha hablado de un Tren Transamazónico desde Brasil: dudo mucho que este sea viable por el momento, sin hablar de sus posibles impactos ambientales nocivos. Por el momento, concentrémonos en lo que está a nuestro alcance, que tendría grandes beneficios para 40% de la población del Perú, y que es un proyecto comercialmente factible sin comprometer demasiados recursos públicos.
0

Campaña Pesca Responsable - CELEPSA

Campaña Pesca Responsable - CELEPSA

Que Es Actualidad Cañetana?

Es un blog en el que encontrarán información de primera y de muy buena fuente que compartimos con todos aquellos que buscan estar con lo último del acontecer local cañetano.

Para comunicarse con nosotros escribanos a: juanvladimir@outlook.com y Juanvladimir1975@gmail.com

ó Comunicándose directamente al 943468308.