Activa Central 21/07/2017

sígueme en el facebook

Fénix Power: De Panamá a Chile.


Fénix Power es una empresa de generación eléctrica que hoy por hoy ocupa el 4to. lugar por detrás de los grupos Engie (exSuez), Enel (exEndesa) y IC Power (Inkia) -tabla que no incorpora a Electroperú- con una participación de mercado de 7.41% el 2016, según las estadísticas del Comité de Operación Económica del Sistema Interconectado Nacional (COES).

Actualmente, la empresa chilena Colbun es el principal accionista de Fénix Power, con el 51%. Los otros accionistas son el fondo soberano de Abu Dabi con el 36% y el fondo peruano Sigma con el 13%. El 49.96% de las acciones de Colbún le pertenecen a la familia chilena Matte 

En Chile, Colbún cuenta con 23 centrales de generación eléctricas (hidroeléctricas, térmicas a gas térmicas a carbón), tres proyectos de energía solar y uno de energía eólica, con una capacidad instalada de 3,278 MW. El presidente del directorio de Colbún es Juan Eduardo Correa García, quien desde hace más de una década ha trabajado en diversas empresas de la familia Matte, y el gerente general es Thomas Keller. Tres de los nueve miembros del directorio son la familia Matte: Bernardo Larraín Matte, Jorge Matte Capdevilla y Francisco Matte Izquierdo.  El grupo Matte es el tercer grupo de Chile, es un importante accionista de Entel (ahora en el Perú) y CMPC (del lío del papel higiénico Elite). Bernardo Larraín Matte (50 años) fue gerente general (2005-2014) y presidente del directorio de Colbún (2012-2017), pero dejó este último cargo para lanzarse a la presidencia de la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa), el principal gremio empresarial de Chile, fundado en 1883. La candidatura de Bernardo Larraín ha recibido el apoyo público de Andrónico Luksic de Quiñenco, Patricio Jottar de CCU, Gonzalo Said de Embotelladora Andina, Richard Von Appen de Ultramar, David Gallagher de Cencosud, Carmen Román de Walmart, Rodrigo Abumohor de Manufacturas Interamericanas, Justo García de Tresmontes (Lucchetti) y Fernán Gazmuri de Citroen. El otro candidato, Rodrigo Álvarez, se retiró de las elecciones (10/05/17), por lo que Bernardo Larraín Matte quedó como candidato único y sería elegido presidente en las elecciones el próximo 31 de mayo.

En el 2016, los ingresos de Fénix Power fueron de US$ 217 millones con una utilidad neta de US$ 6.8 millones. En el primer trimestre del 2017 su ingreso fue de US$ 47.6 millones con una utilidad neta de US$ 7.4 millones. Va creciendo.

LA FUNDACIÓN DE LA EMPRESA

Con la llegada del gas de Camisea a la costa, nacieron varios proyectos termoeléctricos. Con este motivo, la familia panameña Lakas, dirigida por Otto Lakas hijo del expresidente de Panamá que reemplazó a Omar Torrijos, incursionó en el Perú para fundar la Empresa de Generación Eléctrica de Chilca S.A. (Egechilca) en septiembre del 2004.

Después de trámites iniciales, compra de terrenos, elaboración del Estudio de Impacto Ambiental (EIA), etc., en noviembre del 2007 el Ministerio de Energía y Minas le da autorización a Egechilca para la construcción y operación de una central térmica de 538 megavatios (MW) a ciclo combinado en Chilca (Kilómetro 62 de la Panamericana Sur). Hasta ese momento, en el país no existía ninguna iniciativa de central de ciclo combinado - en la que se utiliza el gas caliente que sale de las turbinas de gas para reutilizarlo en un caldero que produce vapor que luego, se inyecta a una turbina de vapor.

LA LLEGADA DE ASHMORE

El fondo Ahsmore Energy International (AEI), fundados por exfuncionarios de Enron, adquirió el 87.2% de Egechilca en junio del 2008 por un monto que no fue revelado. El restante 12.8% continuó en manos de la familia panameña Lakas. En esa época, AEI también tenía el 37.9% de Luz del Sur y el 60% de Cálidda, pero vendió ambas en el 2011: la primera a la norteamericana Sempra y la segunda a Empresa Energía de Bogotá (EEB), quedando el proyecto en Chilca como la única inversión de AEI en Perú. Bajo el control de AEI, Egechilca cambió de nombre a Fénix Power y colocó la empresa al mando a Ernesto Córdova Macías, un norteamericano de origen salvadoreño, quien había llegado a Lima en el 2007 para dirigir Cálidda. Como presidente del directorio se nombró al norteamericano Emilio Vicens, un funcionario de AEI. Cuando la empresa estuvo controlada por la familia Lakas, el proyecto estuvo casi paralizado. Ya con la empresa controlada por AEI, se inició la construcción de la central térmica.

La construcción de la central térmica originó inicialmente un conflicto, porque la planta se ubica frente a la playa Yaya de Chilca, ya que en el Estudio de Impacto Ambiental (EIA), la empresa informó que la planta iba a descargar agua en la playa lo que causó sobresalto a los pescadores artesanales por el aumento de la temperatura ( Comunicado de la Asociación de Pescadores Artesanales de Chilca), a la vez que denunciaron que el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) de Fénix Power, se parecía como una gota de agua al EIA del proyecto minero Pampa de Cobre de Minera Milpo (Salvemos Chilca 06/05/11). Milagros Mimbela González, presidenta del Frente de Defensa de Chilca, cuestionó que la planta se construya junto a sus famosas lagunas medicinales (Ideele Revista N° 229). Para apaciguar los temperamentos en Chilca, Ernesto Córdova propuso con astucia, que la empresa se comprometa a entregar diariamente 2,000 metros cúbicos de agua potable de su planta desalinizadora (El Comercio 30/01/12).

LA ASIGNACIÓN DEL GAS

Si bien la construcción de la planta de Fénix Power se inició el 2011, iba a paso de tortuga por la falta de financiamiento. Su principal obstáculo era la falta de suministro de gas natural. Sin embargo, un milagro sucedió. Primero, la empresa propietaria del gasoducto de Camisea a Chilca, Transportadora de Gas del Perú (TGP), informó al Ministerio de Energía y Minas (MEM) que podía transportar adicionalmente 80 millones de pies cúbicos diarios (MMPCD), y en segundo acto,  El entonces ministro de Energía y Minas Jorge Merino Tafur, no tuvo mejor idea que adjudicar directamente “por emergencia”  en resolución suprema que no fue publicada en El Peruano (R.M. N° 411-2012-MEM/DM) los 80 MMPCD, en lugar de convocar a la tradicional subasta pública (lamada Open Season) tal como se había realizado en las 15 oportunidades anteriores. ¿Qué empresas fueron beneficiadas con la adjudicación directa de gas? Fueron dos empresas vecinas: Fénix Power y Termochilca. A Fénix Power se le asignaron 57.5 MMPCD y a Termochilca se le asignaron 22.5 MMPCD. El Comité Eléctrico de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE) señaló que la asignación del gas “genera un trato discriminatorio entre los usuarios de gas natural, pues vulnera todo principio de transparencia y equidad garantizados por el marco legal vigente” (09/10/12). Gracias a esta asignación de gas, Fénix Power pudo finalmente conseguir un préstamo del banco BTG Pactual por US$ 300 millones (06/02/13) que le permitió completar la construcción de la central térmica. 

LA VENTA DE FÉNIX POWER A COLBUN

Ya con la planta operativa, AEI decidió la venta de la empresa. Hubieron 10 postores en un proceso que duró siete meses y en la recta final quedaron el grupo Rizo Patrón y un consorcio liderado por la empresa chilena Colbún. Al final, ganó la subasta el consorcio de Colbún, asesorada por la firma peruana LXG Capital de Javier Zavala y Martín Fariña. El consorcio de Colbún pagó US$ 171.4 millones por las acciones de Fénix y se comprometió a cancelar una deuda de Fénix por US$ 224 millones y a realizar un aumento de capital en la empresa por US$ 25 millones; en total, la transacción ascendió a US$ 420 millones. Los accionistas de Fénix eran AEI Chilca Holdings con el 87.2% y Grupo Lakas y Baragua Energía –ambas de la familia Lakas- con el 12.8% restante. Después de la transacción, el accionariado de Fénix quedó conformado por Colbún con el 51%, el fondo soberano de Abu Dabi con el 36% y el fondo peruano Sigma con el 13%.

EL MANEJO DE COLBÚN

Lo primero que hizo Colbún al tomar el control de Fénix, fue cambiar de gerente general. Así, se fue Ernesto Córdova y su lugar fue ocupado por Juan Miguel Cayo Mata, exviceministro de Energía (2004-2006) período en que se promulgó la Ley No. 28832 (Ley de desarrollo eficiente de la Generación eléctrica) que creó las famosas licitaciones de Energía que hoy son duramente cuestionadas, incluso por Cayo (Semana Económica 10/5/2017). Luego fue viceministro de Economía (2do gobierno de Alan García) en el período 2006-2007 escoltando a Luis Carranza quién lo reclutó para Colbún .


Al inicio del gobierno de PPK, se voceaba a Cayo (en ese momento gerente general de Fenix Power) para algún alto cargo en el sector energético, tanto que presidió la Comisión de Transferencia de OSINERGMIN. Sin embargo, contra todo pronóstico, desapareció al día siguiente de la visita al regulador, en el mes de junio, sin dejar mayor rastro ni mayor explicación sobre su partida. (Gato Encerrado)
0

Campaña Pesca Responsable 2017