sígueme en el facebook

En 2 meses el gas llegara a casas de Cañete


El gerente general de Cálidda, Jorge Olazábal, dice que prevén llevar los beneficios del gas de Camisea al 45% de los limeños para el Bicentenario.

Una década de consumo del gas de Camisea ha reportado un ahorro de S/37.300 millones para las industrias, comercios y taxistas de Lima, debido a la sustitución de combustibles más caros y contaminantes por este hidrocarburo, según un reporte de la consultora A2G. “Esto significa que se han dejado de emitir 50,3 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2)”, apunta Jorge Olazábal, gerente general de Cálidda, distribuidor del gas de Camisea en la metrópoli. La empresa de capitales colombianos acaba de lanzar una campaña para difundir los beneficios ambientales del gas entre la población y alentar, así, el proceso de masificación, que, en opinión de algunos, no avanza con suficiente rapidez. ¿Es esto así? Responde Olazábal.


¿El proceso de masificación del gas está despegando?
Se ha vuelto recurrente decir que la masificación del gas viene lenta, pero eso no es verdad. Los últimos cuatro o cinco años hemos conectado una barbaridad: alrededor de 80 mil a 100 mil domicilios anuales.

¿Y por qué esta percepción de lentitud?
Yo creo porque hubo una primera etapa de desarrollo de la red troncal y las redes secundarias (2005-2010) durante la cual se efectuó un número muy limitado de conexiones, pero luego viene un crecimiento exponencial. Y cada vez va a mejor: en mayo pasado superamos las 13 mil conexiones.

¿13 mil conexiones en un mes?
Sí. Hemos crecido más de 50% en comparación a mayo del 2016, cuando hicimos 8 mil conexiones. A este ritmo vamos a superar las 100 mil anuales en el 2017.

¿Cuántos domicilios han conectado hasta ahora?
Al cierre de mayo vamos con 483 mil conexiones. ¿Y qué vemos? Que la mayor parte se encuentra en la periferia de Lima. Esto se explica, en primer lugar, porque el gobierno pone énfasis en desarrollar esos sectores, que son los más necesitados. Y en segundo lugar porque, honestamente, es más fácil ingresar a los sectores periféricos, pues los municipios y poblaciones tienen allí una buena percepción del gas y otorgan más facilidades que las zonas residenciales, que son reacias a malograr las pistas.

¿Pero ya están ingresando a los distritos residenciales?
Sí, pero cuesta más esfuerzo. Ya estamos en San Borja, San Isidro, Miraflores y Surco, pero de forma limitada, en las áreas donde hay hoteles y restaurantes que son los que exigen nuestro ingreso a los municipios.

¿Qué distritos de Lima tienen gas actualmente?
Hay 19 con conexiones domiciliarias y 35 con conexiones industriales.
¿Cuántos domicilios esperan conectar al cierre del 2017?
Cerca de 550 mil.

¿Y para el bicentenario, siguen con la meta de conectar 1 millón de viviendas?
Estamos yendo más rápido. Si no hay cambios en nuestro plan quinquenal ni en el Fondo de Inclusión Social Energético (Fise), vamos a efectuar 130 mil a 140 mil conexiones anuales, con lo que cerraríamos con cerca de 700 mil en el 2018 y pasaríamos fácilmente de un millón en el 2021.

¿De cuántos habitantes estamos hablando?
Hablamos de más de 5 millones de personas. Más del 45% de las viviendas de Lima tendrá gas natural en el 2021.

¿Cómo contribuye el Fise a esta dinámica?
El Fise es una subvención a las viviendas de menores recursos. Financia el 100% de las conexiones en el segmento E, el 75% en el D y el 50% en el segmento C. En ese sentido, ha repercutido mucho, porque nos ha ayudado a incrementar de manera importante el nivel de conexiones en dichos estratos.

¿Y seguirá siendo un factor de impulso?
Claro, pero hay que comprender que los subsidios tampoco son eternos. Hasta donde sabemos, el Fise se extenderá este año y creemos que el Gobierno seguirá ampliándolo cuanto sea necesario.

¿Hasta dónde llega la red de Cálidda?
Por el norte hasta Puente Piedra y por el sur hasta Chilca.

¿Cómo va la masificación fuera de esa área?
Ya estamos entrando a Cañete. Acabamos de tender las redes y en dos meses más estaremos inyectando gas en dicha zona. Ese será el primer paso que daremos fuera de la metrópoli.

¿Y cuándo llegarán al norte chico?
Ahora nos encontramos desarrollando los estudios para decidir a qué ciudad del norte de Lima ingresaremos primero. De hecho, a Ancón llegaremos de todas maneras para suministrar gas al parque industrial gigante que proyecta el Estado; el tema es cuánto más allá avanzaremos y cuándo.

¿Eso se verá en el plan quinquenal de Cálidda?
Estamos en ese proceso. De hecho, el 9 de julio es la fecha límite para que entreguemos nuestra propuesta a las autoridades: el Ministerio de Energía y Minas y Osinergmin. Ahora estamos haciendo el análisis, pero tenemos un problema con una norma emitida por Osinergmin en el 2015, que cambia el carácter de nuestros planes.

¿Cuál es el problema?
Antes los planes quinquenales eran referenciales, porque es imposible saber qué pasará en cinco años: es posible que un alcalde nos prohíba ingresar a una zona o que un cliente nuestro se mude. Por eso, hemos avanzado siempre conforme a las circunstancias, pero respetando los montos de inversión. La nueva norma hace que los planes sean obligatorios y eso puede ser un freno a nuestras inversiones. Esperamos resolver este tema antes del 9 de julio.

Cálidda acaba de lanzar una campaña para usar el gas en termas, además de las cocinas.
Esta es una campaña que hemos lanzado hace un mes y que está orientada a los segmentos menos favorecidos: C, D y E, principalmente. Lo que buscamos es que estos pobladores tengan acceso al agua caliente.

¿Eso implica otro tipo de conexión?
Sí, cualquier aplicación nueva en las viviendas conlleva adecuaciones en la instalación. De hecho, cuando empezamos a trabajar con las termas nos dimos cuenta de que muchos vecindarios no tienen una segunda tubería para el agua caliente. Así que estamos proveyendo el servicio completo.

¿Cuántas viviendas conectarán con termas?
Acabamos de comenzar con 1.000 y esperamos superar las 10.000 este año.

Entendemos que por estas fechas caducó el período de exclusividad de Cálidda en Lima. ¿Podrían tener competencia?
Caducó hace dos años; pero para entrar a este negocio se requiere amplias espaldas financieras. Además, el que ingrese deberá hacerlo a zonas donde no llegamos. Por lo que entiendo, no hay interesados.

Además, necesitarían industrias para anclar la masificación y ustedes las tienen a todas.

Sí. La distribución de gas es un negocio con subsidios cruzados: los grandes clientes -industrias y termoeléctricas- ayudan a financiar las conexiones residenciales, que por sí solas no son atractivas. Nosotros invertimos US$100 millones anuales y recuperamos esa inversión con la canasta de clientes que tenemos. Ahora proveemos a 571 industrias, casi el 60% de este sector en Lima. Los centros industriales ya están conectados y lo que queda son industrias pequeñas que están esparcidas. Si alguien quisiera entrar a competir con nosotros, deberá invertir mucho dinero. (Entrevista de Juan Saldarriaga)
0

¡¡¡Último BENEFICIO TRIBUTARIO Y NO TRIBUTARIO del año!!!!

AUDIENCIA PÚBLICA REGIONAL 2017 - CRONOGRAMA

Campaña Pesca Responsable - CELEPSA

Campaña Pesca Responsable - CELEPSA

Que Es Actualidad Cañetana?

Es un blog en el que encontrarán información de primera y de muy buena fuente que compartimos con todos aquellos que buscan estar con lo último del acontecer local cañetano.

Para comunicarse con nosotros escribanos a: juanvladimir@outlook.com y Juanvladimir1975@gmail.com

ó Comunicándose directamente al 943468308.